miércoles, 18 de marzo de 2009

NUEVA PUBLICACIÓN SOBRE VIOLENCIA ESCOLAR




La editorial Bréal, de Francia, con fecha enero de 2009 ha sacado a la luz pública el libro “Violence à l’école: Des violences vécues aux violences agies”, que puede traducirse como “Violencia en la escuela: De cómo se viven las violencias a cómo se explican”. El libro está dividido en 11 capítulos que comprenden 239 páginas y pertenece a la Colección “Amphi Psychologie”.

Entre sus autores se encuentran Claudine Blanchard-Laville, Profesora de Ciencias de la Educación de la Universidad Paris Ouest, Nanterre La Défense; André Sirota, Profesor de Psicopatología Social Clínica de la Universidad de Angers; Brigitte Frelat-Kahn, Maestra de Conferencias de la IUFM (Instituto Universitario Formador de Maestros/as) de Paris; María José García, Investigadora del Departamento de Psicología de la Universidad de Veracruz, México; Dorina Salavastru, profesora de la Universidad Al. I Cuza de Iasi de Rumania y Patricio Calderón Muñoz, de la Universidad de Playa Ancha, Valparaíso, Chile.

El Dr. Calderón escribió, junto a Annick Weil-Barais, su profesora en la Université de la Sorbonne, el Capítulo 9: “Un outil de diagnostic des difficultés de communication entre élèves et professeurs”, basado en su investigación doctoral.

La introducción que se presenta al inicio de este capítulo señala que “la violencia escolar concierne actualmente a la mayor parte de los países desarrollados que tienen escolarización obligatoria. En éste se presenta una herramienta desarrollada en Chile, un país donde, como en Francia, la violencia en el seno de los establecimientos escolares constituye el objeto de una mediatización importante y de preocupaciones por parte de las autoridades. Esta herramienta concebida inicialmente con fines de investigación presenta el interés de poder utilizarse en los procesos de formación de profesores. Por otro lado, presenta la ventaja de poder adaptarse a la diversidad de los contextos escolares y de haber sido muy bien recibida como se certifica en las primeras evaluaciones de las que fue objeto en Chile. Antes de describir este instrumento así como las modalidades de su utilización, se mencionan las consideraciones que se tuvieron presente para concebirlo. En efecto, la eficacia de las herramientas depende en gran parte de la capacidad de los formadores y profesores para controlar su basamento racional”.
Por su parte, en la Conclusión se destaca que “en este capítulo se ha querido llamar la atención sobre el funcionamiento de la comunicación profesor/alumnos para mostrar características que generan aspectos bastante negativos, potencialmente generadores de violencia. Se ha dado a conocer el origen, diseño, desarrollo y resultados de la aplicación de un dispositivo que puede utilizarse en la formación de maestros para gestionar la violencia escolar. Sin embargo, es preciso destacar que la aplicación que se haga de este instrumento requiere de la adquisición de una cultura mínima relativa a la comunicación. La recepción positiva que ha tenido esta herramienta en el contexto dónde fue elaborada (Chile) se entiende, en gran parte, seguramente al hecho que se concibió a partir de situaciones informadas por muestras de alumnos y profesores similares a los que participan en las evaluaciones.

Todo el trabajo de elaboración de las escenas percibidas como difíciles de vivir y el trabajo de puesta en escena mediante imágenes tipo comics, evaluada por los propios protagonistas, ha jugado, sin duda, un papel muy importante.

Consecuentemente, este hecho significa que no es tanto la herramienta en su expresión particular que convendría de adaptarse, en el caso que se deseara hacer un trabajo de formación con respecto a la violencia, sino las ideas que precedieron a su elaboración. En efecto, los fenómenos de violencia se generan en contextos culturales bien particulares que conviene no ignorar para emprender un trabajo eficaz.”

(Para más información, se sugiere visitar http://www.editions-breal.fr/fiche-violence-a-l-ecole-4827.html)

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Dada su introducción a la producción del texto, debo mencionar la cordura que se tiene al mencionarse a si mismo como en ultimo lugar, en la creacion del libro. Un acto de formalidad propio de un profesor muy destacado.

Primeramente debo mencionar que no sé cual es el método o herramienta que se identifica en el texto para sepultar actos de irracionalidad y violencia dentro de un establecimiento educacional, o bién, dentro de una sala de clases. Como ex alumno de la generación 2005 del colegio King Edward's school, ubicado en la ciudad de Quilpué, debo mencionar la cultura que vivía en aquellos tiempos donde me formaba, tal cultura que nos llevaba a someternos en actos de muy buena disciplina, pero que como todo joven de 17 años, en cuarto medio, "se le revoluciona el cerebro", al cometer actos basados en travesuras infantiles, pero que nunca se sostuvieron en el límite de lo irracional o de la violencia propiamente tal.
Pienso que estos actos son de mera maduración de nuestra juventud, puesto que aun somos niños. Al no desbordarme del año en que sostenia mi formación.
Posteriormente luego de la licenciatura, sostuve el dilema de ESTUDIAR para EDUCAR.
Con mi trayectoria de estudiante de Pedagogía, debo mencionar que luego de la generación en que fuí participe, en la televisión se daban a modo de noticia la VIOLENCIA ESTUDIANTIL. Actos meramente irracionales, golpes, patadas, quizá con arma blanca. Tal situación me lleva a pensar que primeramente la RESPONSABILIDAD de estos actos no son otorgables a los formadores de esos individuos, puesto que toda violencia NO SE APRENDE en el colegio sino que en el lugar donde se desenvuelve el alumno asi como tambien lo que presencia a través de la televisión y las modas y tendencias culturales que sugen con el tiempo en este país cada día mas comunicado por medios masivos de comunicación, valga la redundancia.
Luego para recalcar la labor de formador, este NO tiene responsabilidad alguna para atribuirse tal actuar de sus alumnos puesto que es él quien SIEMPRE está educandoles para un BIEN COLECTIVO Y PERSONAL.
El formador EDUCA pero tambien entrega consejos para que sus alumnos sigan un camino correcto en sus vidas, ciertamente ellos son los que toman estos métodos o consejos.

Sintetizando asi mi punto de vista, hay que educar en CASA, es decir, culturizar a través de las palabras de un padre o tutor para que el alumno con la formación que le da el profesor siga un camino o pauta correcta para insertarse en la sociedad chilena y no ser un "VIOLENTADOR"





PD: Soy Sebastián Jara de pedagogía en matemática... escribo como anónimo al no tener cuenta o Blog, espero tener una para seguir opinando, gracias.

Geannella dijo...

¡Felicidades!

Muchas gracias por seguir contribuyendo al quehacer docente.

Quimico dijo...

Violencia escolar



Hoy en día en el mundo estamos envueltos a todo tipo de violencia, la cual se transmite, se exhibe como una moda o es enseñada en casa.
Es difícil pararse en frente de la vida y ser una persona razonable si toda tu niñez fuiste inculcado con golpes, gritos y malas palabras, en el mundo de ahora la violencia escolar ha pasado de ser un fenómeno a algo normal.
En el ensayo expuesto por el profesor Patricio Calderón se expone un libro referido al tema la violencia escolar, para ello se expone una herramienta desarrollada en chile para dar a conocer que la violencia escolar en el seno de establecimiento es algo de mucha importancia para las autoridades. Esta herramienta depende mucho de la capacidad de
formadores y de profesores para un mayor entendimiento. No conociendo mucho el tema de la herramienta empleada en nuestro país, creo que cada día se debe crear más de una para moldear en si las relaciones entre alumnos e inculcar el respeto.

Mi hermano de 13 años que cursa octavo año un día llego a la casa contando una historia un tanto alarmante para uno, pero para ellos sus propios compañeros era algo normal y de risa.
Dos compañeros de el hace ya un tiempo se estaban molestando y amenazando con golpearse , un día después del colegio estos dos niños en las afueras del congreso en avenida argentina comenzaron su riña golpeándose bruscamente y maltratándose psicológicamente , uno de ellos en una momento saco una corta pluma para enterrársela al otro compañero que estaba ya desfigurado ; por suerte unos carabineros llegaron justo a tiempo y se los llevaron a la camisería para llamar a sus padres y luego transportarlos a la posta de emergencia . Uno como oyente en primer lugar queda impactada ante esa historia y lo primero que pregunto es: ¿alguno de tus compañeros los detuvo? y mi hermano que había llegado tarde a esa palea me dice que no. Todos alentaban y nadie era capaz de meterse por miedo de ser golpeado.
¿Que pasa aquí ? es lo primero que me pregunto a que se deben esas peleas tan violentas con niños que recién se están educando ¿Cómo uno como profesor puede evitar esos conflictos . Uno no saca nada expulsando al alumno del colegio o referirse al termino” es que ha manchado el nombre del colegio”, esas cosas importan, pero es mas importante saber por que los niños actúan así a que se debe toda esa rabia que acumulan en sus corazones y la dejan salir solo para herir a uno mas débil o al que tiene los mismos problemas que ellos.

Elegí este tema por que es una realidad que se vive día a día en nuestros colegios y no se debe a la clase social ya que todos estamos involucrados en estos acontecimientos.
Como profesores se hacen cursos y se plantean nuevos sistemas para un mejoramiento entre la comunicación alumno/profesor, pero lo primero es conocer la vida de este alumno, no es culparlo por sus actos sin saber el por que ha cometido eso y no darle una oportunidad.
Muchas veces los jóvenes son concientes de sus actos, y gozan con molestar, golpear y humillar a sus compañeros y por más que se les ayude no cambian, pienso que el primer pilar fundamental en un niño es la familia, su base. Este de muy pequeño requiere la atención de sus padres, el hecho de saber que cuenta con ellos es importante, pero si nos remitimos a otras realidades como padres que envían un cheque cada mes o solo golpean a sus hijos, nos podemos dar cuenta que a pesar de las clase social y la distinta realidad no se diferencian mucho al poco afecto que reciben.

Es importante plantear nuevas técnicas cada día para mejorar la relación que hay en una sala de clase, para una mayor armonía entre profesor alumno y entre ellos mismos que es lo que mas importa. No cortarles las alas a los alumnos y apoyarlos y enseñarles el respeto y la amiestad, valoresc necesarios para unaa comunión rmejor y estable.

Fabiola Aracena Perez
Pedagogia En Quimica y Ciencias
Primer año

Anónimo dijo...

La violencia es de todo los día la escuchamos a diario en la televisión y a veces somos testigo de ella, en los colegios hoy en día es ya usual o costumbre en los últimos años que tantos profesores como alumnos sean participe de esto. Ocasionando problemas más allá de lo escolar en muchos casos la violencia viene de afuera de los establecimientos y son de los hogares ya sea por la mala relación entre los padres solo por lo que ven en las calles y lo imitan ocasionando disturbios, desorden y hasta tragedias dentro de los colegios que pueden ser por casualidad o simplemente ocasionarlos con intención de herir a un compañero y hasta un formador
En mi caso en mi ex colegio la violencia la sabia a trabes de comentarios ya que nunca fui partícipe de andar buscando la quinta pata al gato, varias veces llegaron a mis oídos que golpearon a una niña que un alumno golpeo a un profesor y que hasta quemaron un libro de clases la mayoría de estos actos son ocasionados por la falta de madures en los alumnos o simple descontento, llevando a las autoridades a poner cartas en el asunto que en muchas ocasiones no son muy bien recibidas ocasionado mas violencia, en fin es como un circulo vicioso los manda mas dan ordenes los demás acatan.
Siento que es mi deber como futura formadora que cambie ya que no simplemente voy a enseñar química me voy a relacionar con personas que deben valorar y respetar tratando de formar lazos mas allá de profesor alumno pero tampoco siendo amigos sino fortaleciendo una discreta confianza ya que no solo los alumnos son los violentos si no los educadores y un ejemplo esta en su libro los conflictos entre profesores y alumnos muchas de la imágenes muestra la violencia hacia los alumnos, y es por eso que me intereso el tema ya que como voy hacer futura educadora no involucrarme en la violencia y saber llevar una relación profesor pupilo no actuando brutamente.



Nicole Andrea Garcia Sepulveda

pedagogia en quimicay ciencias

primer año 2009

Anónimo dijo...

La violencia pasa en todo momento, la vemos en la calle en el día a día tanto como en nuestras salas de clase. Es una costumbre poco ética que se tiene tanto actualmente como en tiempos pasados.

Dirigiéndome al tema “violencia en las aulas de clase” puedo aportar diciendo que esta conducta se da desde el inicio de la colegiatura. A medida de que son mas chicos uno atribuye a que el comportamiento del niño es netamente acto de su inmadurez y que no sabe distinguir el bien como del mal (parámetros puestos por nuestra sociedad), pero ¿Qué pasa con el escolar que se encuentra en un plano de madurez mas experimentado y que sigue ejerciendo esta practica? La respuesta esta en el proceso evolutivo del individuo, no se ha moldeado a la perfección para esta sociedad, muchas veces la violencia es generada por un estado de alimentación del ego, para estar en un estado totalmente superior a los demás y marcar la diferencia de poder y soberanía sobre los demás. Personalmente encuentro que si la violencia es ejercida para aumentar el ego de un individuo es una conducta totalmente “salvaje”. Me refiero al termino “salvaje” tomando el ejemplo de muchos animales, los cuales el macho superior o el que demuestra poderío sobre los demás machos se queda con la hembra, esta es una conducta que como seres racionales no nos podemos permitir, no podemos permitir que actúen primero nuestros instintos naturales que el raciocinio.

Se despide atte
Juan Pablo Garrido Ferreira
Ped. Química y ciencias
1er año 2009

Anónimo dijo...

La violencia es un tema que muchas personas les a ha tocado experimentar, tratar, conocer o incluso abarcar, si bien los cariotipos de violencia que voy a expresar, se experimentan en los periodos escolares en la base formadora estudiantil, para mi pensamiento todo pasa por un tema de inmadurez y de la poca empatía de algunos.

La violencia escolar o “bullying”, siempre comienza como un juego al cual los alumnos no toman conciencia sobre el daño que puede provocar sobre otro alumno. Es a este fenómeno que en colegios se experimentan el tema del matonaje escolar, a los q puede llegar a hacer todo tipo de violencia tanto agresiones físicas como sicológicas. La persona partícipe de alguna agresión contra algún humano, se debe a que no logra empatizar con la persona que esta afectando, si bien las razones del porque tendrá esta necesidad no las conozco del todo, ya que puede ser en parte por alguna rabia acumulada por la falta de cariño o su afición a creerse superior a los demás. Pero colocándome en los zapatos de algún escolar afectado por la violencia escolar, debe ser algo claramente muy difícil de llevar, ya que en lo sicológico afecta de alguna forma en la falta de personalidad y la falta de quererse a si mismo, una agresión ya sea física o sicológica es algo que quedara marcado dentro de los parámetros de pensamiento y algo que de por vida quedara en ti.
Como futuro formador me prevalezco en que todo alumno y profesor debe tener la mayor disposición para ambos, y sujetándome al tema de violencia entre estudiantes creo que se puede logra un mayor respeto entre los escolares y sobre todo mayor tolerancia, para que así todos podamos lograr vivir en una sociedad más cómoda para todos. Refiriéndome al tema de cuando se producen los conflictos o peleas escolares y como los otros estudiantes aluden e incitan a que se produzcan estas peleas, mi pensamiento va netamente en una especie de morbo escolar, creyendo que es esa alguna forma de diversión para la vista. A lo que vuelvo a comentar que todo es parte de la falta de madures y de poca empatía de algunos. Creo que toda persona debe aprender a controlar sus impulsos y siempre pensar antes lo que va a cometer o decir , y sobre todo ponerse en el lugar del otro ya que el día de mañana uno sin darse cuenta, una persona querida para nosotros puede estar pasando por lo mismo, es decir algún tipo de violencia escolar.

Paulo Andrés Peña Antiguay
Pedagogía en Química y Ciencias
Primer año 2009
UPLA

Quimico dijo...

Desconozco la herramienta de la que se habla pero creo entender su importancia para que los futuros profesores sean bien conscientes y estén bien preparados para enfrentar cualquier situación y saber manejarla pero aun así creo que la mejor herramienta para un educador es saber conocer a sus alumnos, saber introducirse en su mundo para así generar respeto en ellos que el alumno se sienta acogido e integrado en el curso creo así que de esta manera podría disminuirse la violencia en las escuelas. Cuando yo estaba en el colegio la mayoría de los profesores solo enseñaban y nada más y todos los alumnos emocionalmente desparramados, descuidados encerrados en su propio mundo que traen desde sus casas odiaban estar en el colegio se notaba que ellos no se sentían integrados al lugar talvez hasta rechazados y el profesor era un enemigo que iba hacer sus vidas mas complicadas al final estos alumnos terminaban sin aprender nada y con actitudes violentas y los profesores solo respondían con anotaciones, llamadas de atención, retos etc. sin solucionar el problema real, en ese aspecto me hubiese gustado mucho que estos profesores hubiesen demostrado haber estado realmente preocupados por los motivos que generaban estos problema ya que nunca fue así nunca utilizaron ninguna herramienta ni nada parecido aunque lo mejor hubiese sido que desde un principio estos educadores mostraran preocupación por cada uno de sus alumnos que ellos sientan que si son importantes en la sociedad y que forman parte de algo ¿ qué mejor herramienta que esa?

Paulina Bustos pedagogía en química y ciencias.

Anónimo dijo...

Hoy en día chile y gran parte de mundo la violencia escolar y la agresividad en los centros educativos constituyen un
fenómeno cada vez más frecuente, que se interpreta como un reflejo de lo que ocurre en la sociedad.

La violencia de algunos alumnos es especialmente por factores que pueden ser familiares, personales, sociables, ambientales como por ejemplo: los medios de comunicación en general y la televisión en particular, influyen
sobremanera en los escolares, con frecuencia de modo perjudicial etc.

La clave para que no ocurra estos actos van de la mano con la enseñanza que les dan la familia y los profesores a los niños y adolescentes. La educación que les entragan en su hogares es la mas importante para mi, porque es el inicio de la formación como personas sociables, con valores y uno de estos valores es el respeto a las demás personas que socializan ya que, la familia les enseña como actuar en situaciones difíciles. Si a un niño no le dan el tiempo de educarlo bien en el núcleo familiar no va a tener una buena reacción frente a los problemas futuros que se presentaran.

La violencia de los escolares no es totalmente la culpa de la educación que les dan los profesores ya que, al ir al colegio les dan la posibilidad de corregir esos errores que adquieren los alumnos agresivos contra los demás, todos los establecimientos educacionales tienen las herramientas para tratar estos problemas, pero en instancias no saben como utilizarlos, ahí esta el error de ellos.

Para organizar la actuación educativa en los comportamientos antisociales de los alumnos, se indica que cualquier intervención rigurosa encaminada a remediar los conflictos, más allá de peculiaridades de programas y de técnicas, debe enfocarse en el estudiante y sus problemas sociales, afectivos etc.
Lo más importante es la tolerancia que deben tener todo formador y no tan solo en enfocarse a enseñar la materia sino a tener una buena comunicación con los alumnos.

Fernanda Millacura Álvarez
Pedagogía en Química y Ciencias.

Danirla Choque Serrano dijo...

La Violencia escolar en esto un gran factor es el entorno en donde se encuentra el alumno en si ya que hoy en dia el mundo gira en torno a diversos e impresionantes tipos de violencia en la television, en internet, en juegos de consolas e incluso en su mismo hogar y esa violenci la expresan en el colegio con sus iguales (compañeros) y lamentablemente ya es cotidiano.
Ya no nos impresiona que en las noticias salgan historias de alumnos cruelmente maltratados FISICA o PSICOLOGICAMENTE.
Incluso yo misma sufri la violencia psicologica por mas de 10 años pero al pasar de los años me di cuenta que los niños que me agredian ellos lo hacian por el simple hecho "que se les daba la gana" lo hacian porque veian mucha violencia y perfeccion en la television.
La violencia en un aula puede ser cambiada por un "educador" pero el no es el unico un cambio asi de radical el "no vilencia" debe partir del hogar mismo demostrar que la vilencia solo causa repercuciones negativas no se saca nada bueno de ella, pero hoy en dia algo como eso es una GRAN TAREA...

Daniela Choque Serrano
Pedagogia en Matematicas y Computación

Anónimo dijo...

Psicología
Tomando en cuenta lo expuesto puedo decir que la violencia en sí, es una reacción en cadena, ya que en varios casos se ha dejado en evidencia que si un joven dentro de un establecimiento golpea a un compañero de curso u otro joven que estudia en ese lugar, causa una reacción en este otro joven, ya que en mi opinión hay dos extremos, podría definir uno como el lado de “contraacción” ya que como el joven abusado al ver su situación toma la decisión de no dejarse pasar a llevar y es en ese momento en el que hace lo posible para que el victimario pase lo que la victima pasa, algo similar a una venganza, pero este extremo es el que en menos casos se ve entre los jóvenes; el otro extremo lo definiría como la “cohibición del sujeto”, ya que el joven tiende a desconfiar de su entorno y quienes lo rodean, y al momento de ser abusado, reacciona de manera defensiva y sin provocar alguna sensación en el victimario que no sea la del “placer de causar daño” ya que se siente bien al realizar cualquier acción en la victima que cause estragos en la persona; y así se van de extremo a extremo, utilizando la fuerza por sobre la inteligencia.
En opinión fría pero sincera, la violencia de jóvenes al interior de establecimientos en relación a sus semejantes, va a depender siempre de tres partes:
La primera será la víctima, ya que si un joven se muestra débil frente a sus pares, será más probable que abusen de él.
La segunda será el victimario, es ese personaje quien produce estragos a la primera parte, ya sea por mero placer o por razones de “sobrevivencia”.
Y la tercera será la del ambiente en donde conviven las dos primeras partes, ya que si es un ambiente de competencia o envidia los jóvenes tendrán una reacción algo distinta a otros personajes en un ambiente de “buenas vibras” y simpatía.
Solo tomando estas tres partes al mismo tiempo, se podrá llegar a una solución que tendrá buenas consecuencias con la violencia escolar.
Manuel Pérez Galvez
Pedagogía en matemáticas y Computación
Primer año

Anónimo dijo...

A medida que han pasado los años, nuestra sociedad ha ido avanzando a pasos agigantados, esto incluye tanto lo tecnológico como las relaciones sociales. Tal como lo plantea el artículo esta violencia se da en la mayoría de los países desarrollados, donde Chile no es la excepción, según un estudio realizado por el ministerio de educación un 45% de los alumnos de establecimientos de nuestro país han sido agredidos físicamente, mientras que un 33% declara haber sido agresor. (http://www.chile.com/tpl/articulo/detalle/ver.tpl?cod_articulo=83437)
Actualmente podemos ver como la violencia en las escuelas es un tema cada vez más recurrente, ya se terminó la época en donde los alumnos eran atemorizados por los maltratos de los profesores, dando paso a un aula en la que los alumnos golpean sin provocación alguna, y en algunos casos el profesor se ve violentado.
Tomando en cuenta todo esto puedo decir que realmente este tema debe ser mas tomado en cuenta por las autoridades, aportando con mayor capacitación docente para enfrentar esta problemática, debido a que un gran número de docentes que egresaron hace veinte años y mas no tienen las herramientas necesarias para trabajar este tema, provocando así en sus clases situaciones que generan violencia, las cuales se podrían evitar, si se tuviera más información y estrategias de trabajo para tratar la violencia escolar.
En mi experiencia personal, si bien no vivencie los niveles de violencia que se ven en la televisión hoy en día, presencie burlas de mis compañeros hacia una profesora de lenguaje que por ser muy tímida con el curso, no era respetada, tanto fue la angustia que le provocaron los tres niños que nunca dejaban hacer clases, que la docente decidió a mitad de año dejar el cargo y cambiarse de establecimiento. Esto me hace cuestionarme ¿Qué hubiese pasado si la profesora hubiese sabido técnicas para tratar a estos niños conflictivos?, quizás hubiese podido seguir en clases y no hubiese quebrado en llanto tantas veces por el acoso de mis compañeros.
Para mí es muy importante saber sobre las relaciones profesor-alumno, como se ve en el texto del profesor Patricio, para poder desarrollar bien el quehacer docente es importante tener en consideración el contexto cultural del alumno, debido a que este puede orientar al profesor en las causas de la conducta violenta que pueda tener el alumno.

NADIA URRUTIA
Psicología Problematica Educativa
Pedagogía básica rural San Felipe

Anónimo dijo...

La violencia es un tema que nos preocupa a todos y en especial a nosotros quienes nos estamos formando como futuros educadores.

Para mi esto de la violencia dentro de un establecimiento educacional es culpa de todo el ambiente que rodea al alumno empesando por su propio hogar, ya que es hay donde se forjan los primeros valores inculcados a los niños.

Desde mi experiencia personal en mi colegio que era solamente de varones se veia mucho la violencia fisica y psicologica. Siempre habian jovenes que abusaban de los mas "deviles". En un curso de mi mismo establecimiento un compañero de establecimiento estubo apunto de cortarse las venas por el echo de que sus compañeros de curso lo melestaban en reiteradas ocaciones.

Estamos mas al tanto que esto de la violencia escolar es cosa de todos los dias y que poco a poco hay que erradicarla de nuestras aulas de clases, esto es una tarea totalmente nuestra (un desafio que tenemos nosotros los futuros profesores de chile).

En estos momentos me pongo a pensar si esto queremos que le suceda a nuestros hijos y me respondo a mi mismo obiamente que no.

Pero la violencia escolar no es solo alumno a otro alumno. Tambien existe la violencia profesor a alumno y esto si que es insoportable ya que el profesor esta echo para enseñar no para abusar de su poder que tiene dentro de las salas de clase.

En resumen creo que devemos erradicar totalmente la violencia no solo en las salas de clases sino en todo sentido ojala que como futuros educadores podamos aportar con nuestro granito de arena y asi terminar con esto.

Le saluda atentamente a usted
Marcos Gaete Muñoz
Ped. Matematicas y Comp.
UPLA 2oo9

Anónimo dijo...

La violencia escolar en la actualidad cada vez más está siendo pan de cada día, tanto en establecimientos públicos como en privados. Esta suele ocurrir profesor-alumno, alumno-profesor, como alumno-alumno. En mi opinión la violencia esta opacando la educación en si por el ambiente que se genera y los daños o consecuencias que puede llegar a tener.
Principalmente me voy a enfocar más en la violencia escolar “profesor-alumno” o viceversa. Como hemos visto en los últimos tiempos en los medios de comunicación se ha mostrado mucha violencia de parte de los alumnos hacia el profesor, ya que, se ha perdido el respeto que el alumno le debe tener al profesor, donde el alumno se atreve a agredir o violentar al profesor física, emocional o sicológicamente sin importarle que está violentando a personas mayores a las cuales deberían tener un mínimo de respeto. Lo que acompañado de esto va que el profesor muchas veces no le puede decir nada al alumno porque ellos ponen una demanda de agresión la que puede ser de cualquier tipo, es un hecho que se esta viviendo en la actualidad. A comparación con los tiempos anteriores esto a cambiado mucho, pues el profesor era muy respetado por los alumnos y estos no eran capaces de insultar o agredir a sus mayores.
Sin embargo, hay que tomar en consideración una pregunta clave ¿Por qué los alumnos actúan violentamente contra los profesores? Esta pregunta puede tener muchas respuestas tales como: el alumno puede estar pasando por un mal momento, tiene algún problema en casa, le puede caer mal el profesor, sufre de alguna enfermedad (depresión, trastorno psicológico, traumas, etc.), no le gusta asistir a clases, o simplemente nunca le enseñaron a respetar a sus mayores o a los demás, el lugar de donde proviene lo hizo ser así de violento, entre otras cosas. Es muy importante saber esto de manera que permita ayudar al alumno para que no se comporte de forma violenta. Yo digo esto porque en un futuro próximo como profesora me puedo ver enfrentada a un hecho de violencia y me gustaría estar bien preparada ante una situación así.
No puedo dejar de mencionar cuando ocurre que es el profesor es el que violenta al alumno, lo cual también se ha presenciado, pero en muy pocas ocasiones, a mi parecer esto puede ocurrir cuando el alumno agota la paciencia del profesor (lo que no debería ocurrir si el profesor tiene una buena relación y comunicación con sus alumnos y además si sus clases son didácticas, creativas y entretenidas.), o simplemente es el profesor el que abusa de su poder y se siente con el derecho de violentar al alumno por el sólo hecho de ser profesor, entonces el alumno no es capaz de defenderse por miedo a represarías o a que le afecte en sus evaluaciones.
En el caso que sea, si es violencia alumno-profesor o profesor-alumno hay que tratar de que ocurra lo menos posible, para así mejorar las relaciones entre alumnos y profesores y además esto ayudará a que nuestro país mejore más, ya que este es un aspecto negativo al que se ve enfrentado en el diario vivir, por el cual hay que luchar para que no siga ocurriendo.


-Romina Andrea Olivares Córdova
-Primer año de Pedagogía Básica Rural
-Universidad Playa Ancha
-Sede San Felipe

fernado rivera 1º año basica rural, Campus san felipe dijo...

La violencia escolar, una realidad inquietante:

La violencia escolar es cada vez más frecuente, que va desde simples actos de rivalidad, demostrándose éstos, en el hecho de quitar cosas, botar útiles escolares a un compañero, tirar papeles, decir groserías, golpear y tocar de forma inadecuada, hasta, formar grupos o alianzas entre compañeros para golpear directamente a otros sin ninguna razón aparente. Este último conocido como “buling” es uno de los actos más vistos en estos últimos años. Por lo que sé, compañeros se forman en grupos para golpear a otro, mientras otro compañero graba este acto para luego subirlo a Internet, provocando una humillación pública hacia el compañero agredido.

Cuando iba en enseñanza básica, yo también era victima de estos abusos, pero a diferencia de la mayoría yo me defendía y devolvía los golpes que me propinaban mis agresores hasta que se cansaron de golpearme.

También tengo la historia de mi primo Rodrigo (6 años) este año entró a primero y ya a la segunda semana empezó a ser agredido por otros compañeros, él dice que se sienta, se pone a mirar por la ventana y de pronto le llegan los golpes en la cabeza del compañero que se sienta atrás, éstas conductas son avisadas a su profesora pero estos maltratos siguen hasta el día de hoy.

Es probable que estas conductas se originen en un ambiente familiar y/o social violento, en la simple repetición de conductas observadas a través de la televisión, Internet, etc. u otras causas de tipo psicológico.

Estos hechos me preocupan, y como futuro profesor quiero encontrar la respuesta adecuada para enfrentar estos hechos, por que aparte de provocar un daño físico, se provoca un daño psicológico y esto se demuestra en el rendimiento intelectual del alumno afectado.


Fernando Rivera Torres.

Fernando Rivera Torres dijo...

La violencia escolar, una realidad inquietante:

La violencia escolar es cada vez más frecuente, que va desde simples actos de rivalidad, demostrándose éstos, en el hecho de quitar cosas, botar útiles escolares a un compañero, tirar papeles, decir groserías, golpear y tocar de forma inadecuada, hasta, formar grupos o alianzas entre compañeros para golpear directamente a otros sin ninguna razón aparente. Este último conocido como “buling” es uno de los actos más vistos en estos últimos años. Por lo que sé, compañeros se forman en grupos para golpear a otro, mientras otro compañero graba este acto para luego subirlo a Internet, provocando una humillación pública hacia el compañero agredido.

Cuando iba en enseñanza básica, yo también era victima de estos abusos, pero a diferencia de la mayoría yo me defendía y devolvía los golpes que me propinaban mis agresores hasta que se cansaron de golpearme.

También tengo la historia de mi primo Rodrigo (6 años) este año entró a primero y ya a la segunda semana empezó a ser agredido por otros compañeros, él dice que se sienta, se pone a mirar por la ventana y de pronto le llegan los golpes en la cabeza del compañero que se sienta atrás, éstas conductas son avisadas a su profesora pero estos maltratos siguen hasta el día de hoy.

Es probable que estas conductas se originen en un ambiente familiar y/o social violento, en la simple repetición de conductas observadas a través de la televisión, Internet, etc. u otras causas de tipo psicológico.

Estos hechos me preocupan, y como futuro profesor quiero encontrar la respuesta adecuada para enfrentar estos hechos, por que aparte de provocar un daño físico, se provoca un daño psicológico y esto se demuestra en el rendimiento intelectual del alumno afectado.


Fernando Rivera Torres.
1º año Pedagogía Básica Rural.
Campus San Felipe.

Anónimo dijo...

Comentario acerca de la nueva publicación sobre la violencia escolar.



Primero que nada quisiera partir comentando la importancia de la publicación de este libro, el cual sin lugar a dudas, nos entrega herramientas para utilizar en casos de violencia escolar, lamentablemente (debo ser honesta) no sé si yo no supe buscar como corresponde, pero todo lo relacionado con el libro en sí, se encontraba en otro idioma y al traducir las páginas las ideas no aparecen suficientemente claras.
Esto no me impide poder opinar con respecto a la violencia escolar, a mí parecer este es un tema sumamente importante y nos compete de forma directa como futuros profesores.
El saber que hacer, como actuar, si interceder o nó en algún caso creo que es vital en nuestro rol docente.

Por mi parte creo tener una idea bastante radical con respecto al maltrato en todo sentido y el saber como comportarme en una circunstancia de violencia me sería de mucha ayuda más aún si no quiero convertirme en eso que tanto aborrezco, y combatir violencia con mas violencia.
Pongo como ejemplo el caso de que un alumno este agrediendo a otro ya sea en forma física, verbal o social, mi primera reacción (en estos momentos) sería detener este acto en forma no muy pacifica quizás, lo cual sé claramente que no es el mejor camino, por lo mismo me encantaría poder aprender más acerca de este tema, tan común hoy en día en nuestras aulas.

Se me viene a la mente un caso que paso hace un tiempo atrás, una niña llamada Pamela Pizarro la cual producto de los abusos de sus compañeros tomó la drástica determinación de suicidarse (Ufff…! De solo pensarlo me estremezco por dentro).
La directora se refirió al tema diciendo: “Eran solo tirones de pelo, cosas de la edad”. Esta reacción es aún muy común en nuestra sociedad y es deber de todos cambiar este pensamiento lo antes posible.

El problema es que son los profesores y directores los llamados a enfrentar la violencia, pero no reciben en la universidad la formación o capacitación necesaria y luego en los colegios se encuentran sin las instancias ni el tiempo suficiente para abordar un problema que crece en magnitud y cuyas consecuencias son graves.
Bueno para terminar quisiera decir que no es solución culpar tan solo a los alumnos por tales comportamientos, y además invito a no quedar tan solo como espectadores ante dichas situaciones si no más bien desincentivarlas y tomar cartas en el asunto.


Karen Monroy Cortez
Educación Básica Rural
Universidad De Playa Ancha
Sede San Felipe

jenifer rios dijo...

Profesor Patricio Calderón:
Yo como futura profesora, espero llegar a tener una buena formación para enfrentar la violencia escolar.
Al analizar este tipo de violencia hay que tener en cuenta varios puntos como por ejemplo: ¿Cómo se siente en el momento el agredido y el agresor?, ¿Qué pensamientos pasan por sus cabezas?, ¿Sé sentirán bien haciéndole mal a otra persona? En Chile una de cada diez personas dicen que a lo largo de su vida han sufrido algún tipo de agresión. Al analizar las agresiones en este tipo de violencia debemos tener en cuenta el entorno social de cada alumno, es decir, si en el hogar de alumno, me refiero al agresor, es común la violencia para él, agredir a otros de sus compañeros también lo será. Esta situación es muy similar a cuando un padre agrede a su mujer, el hijo en su edad adulta lo mas probable es que también lo haga.
También hay otros factores como los compañeros de curso, en un principio pueden ser como un juego o solo cosas “normales de la edad”, pero poco a poco violentados y violentadores comienzan a tomar esta clase de juegos como normales, dicha situación también involucra a testigos que hacen caso omiso a esta situación y guardan muchas veces silencio por miedo a las represarias. ¿Pero cómo lo hago para evitar o controlar esta situación? El ministerio de educación esta capacitando a profesores y futuros profesores en la materia.
La violencia escolar no es solo un problema de niños como muchos podríamos pensar el 44.7%de los escolares declaran haber sufrido algún tipo de violencia escolar, principalmente de tipo psicológica, mientras que un 31.5% de lo s profesores dicen haber sufrido dicha agresión.
Tal vez en Chile aún falte mucho para que dicha situación cambie pero, poco a poco en esta sociedad hemos ido avanzando para mejorar la violencia escolar pero, muchos de estos cambios comienzan en casa...
Jenifer Ríos Valdés
E. B.R.
San Felipe

cristian dijo...

NUEVA PUBLICACIÓN SOBRE VIOLENCIA ESCOLAR

Cristian Quiroz Calderón
Curso: 4º
Carrera: Educación Básica Rural.
Universidad de Playa Ancha sede san Felipe

COMENTARIO:
La editorial francesa Bréal a traducido explícitamente unos de los problemas mas relevantes en el ámbito educativo: “la violencia escolar”. Problema no nuevo y que hemos venido encontrando hace ya un gran tiempo, por no decirlo varios años atrás, y que cada vez cobra mas fuerza dentro del hacinamiento que se vive en las aulas de clases. La causa verdadera sobre este auge no se remite a una sola, sino a varias causas que conllevan consigo a una violencia escolar. Pero ¿cuales son algunas de estas causas que conllevan a una violencia escolar? A mi juicio personal las principales causas son:

☻ El aburrimiento y desmotivación de los alumnos: ya en el libro “los conflictos entre profesores y alumnos” también del profesor Patricio Calderón Muñoz, se habla de las causas que conllevan a la violencia dentro de las aulas. Y se traduce en una toma de conciencia obligatoria por parte del profesor hacia un cambio en las relaciones, en donde se deben contextualizarse hacia una convivencia óptima de quienes van construyendo el proceso de aprendizaje. Esto es profesor, alumnos y apoderados.
☻ El hacinamiento que se vive cada vez con mas fuerza dentro de la sala de clases: desde la expulsión que tuvo la educación en nuestro país desde la “Ley de instrucción primaria” hasta entonces, se ha vivido una masiva participación a la sala de clases, lo que propicia a que los alumnos estén en permanente relaciones con sus compañeros y con el profesor.
☻ Los conflictos entre profesores y alumnos: el profesor calderón en su libro previamente citado, describe la sana convivencia que debe existir entre el profesor-alumno, lo que muchas veces no se da. Propiciar esta buena atmósfera conlleva a una relación de calidad entre ambos actores. Muchas veces la respuesta que toma el profesor ante un conflicto de los alumnos, no es la más adecuada, y responde ante una solución negativa con diversas bromas hacia los alumnos, gritos, no hacer participar a los alumnos, sobrenombres, castigos, etc. Por otro lado la respuesta que tienen los alumnos ante esta conducta del docente se remite a falta de concentración, conversación, mala conducta, etc. Cambiar estos factores de conflictos entre profesores y alumnos, es cambia la rutina de la mala educación que tenemos hoy en día en la mayoría de las salas de clases, cambiar esta mala conducta educativa, es cambiar las intervenciones autoritarias de parte del profesor hacia una educación de calidad.

Entonces para cambiar la educación se necesita la participación de todas las personas sociales: políticas, sociales, religiosas, etc. Estamos entonces frente a una tarea que nos incumbe a todos por igual, la participación por cambiar la educación a una de calidad.

Anónimo dijo...

VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS.



La violencia se hace cada día mas notoria, tanto en colegios, liceos y universidades, publicas o privadas. Nadie esta exento de este boom de violencia, que se viene concentrando no solo ahora sino que hace un par de años atrás.
Encontramos varios tipos de violencia; entre ellos, violencia alumno-profesor, profesor-alumno, como también alumno-alumno, que según mi opinión, es uno de los mas notorios. La violencia opaca cada día mas la escolaridad, en mayorías de colegios encontramos “vándalos”, como les llaman a aquellos alumnos que buscan captar la atención de los demás, y hasta de sus mismos padres, recurriendo a ella.
Me centrare más que nada en la violencia alumno-alumno, que creo que es la más notoria en este ultimo tiempo. Cuando nos referimos a este tipo de violencia, hacemos alusión a lo que son la rivalidades entre alumnos, al punto de llegar a agredirse física y verbalmente. Esta rivalidad comienza por diferentes motivos, entre ellos los más notorios, el hecho de haber pasado y sin querer botarle el estuche al compañero sin recogerlo. Este tipo de actos son los que llevan a la discusión, luego la pelea a empujones y para finalizar una matanza, por así decirlo, por parte del alumno enojado.
Si bien se dice que cuando uno esta enojado no reacciona o no se da cuenta de lo que hace, pero eso no debería ocurrir en los colegios, ya que se supone constantemente hay un maestro o inspector cerca para evitar estos malos entendidos, por lo que no deberían ocurrir. Puede ocurrir que cada alumno forme un grupo o con sus mismos “amigos” acudan a golpear a su compañero.
A raíz de esto hace un tiempo se dio a conocer un fenómeno llamado “buling”, el que consiste en formar grupos entre compañeros e ir a golpear a uno que se encuentra solo, mientras otro graba, ya sea con celular o con una cámara, el hecho que esta ocurriendo, para así subirlo a Internet y causar la máxima humillación a su compañero agredido.
Si bien se puede uno preguntar ¿y donde están aquellos compañeros amigos que no lo defienden? Bueno a raíz de eso se puede llegar a una conclusión muy sabia, el hecho de ver como golpean a tu amigo y no querer hacer nada, es simplemente, por miedo. Miedo a que me golpeen, o a alguien mas cercano a mi, ese miedo se hace tan grande que muchos niños no quieren ir al colegio.
Un ejemplo de violencia lo vivió mi hermano Francisco, quien el año pasado fue victima muchas veces de diversos tipos de violencia. Él es un niño tranquilo, no se mete en problemas y eso es gracias a la buena educación que le proporcionó mi madre. El año pasado, cuando cursaba octavo año de enseñanza básica, fue victima de abusos por parte de sus compañeros, y por es simple echo de que no decía groserías como ellos, no le gustaba molestar a los niños mas pequeños y por lo mas común de ahora, tenia una mochila ploma con amarilla, sus compañeros por eso le decían que era gay. Si bien él no se defendía hasta un día que se molesto mucho porque golpearon a una prima nuestra que cursaba tercero básico. Agredió a uno de sus compañeros en un momento de ira, y por eso fue suspendido un día.
Ahora yo me pregunto que pasa con aquellos alumnos que agraden todos los días y no se les sanciona, donde están los inspectores o profesores para llamar la atención de ellos.
Mi hermano hablo con el director y le explico la situación que él estaba viviendo, el director tomo medidas luego de esa conversación.
Los alumnos agredidos, muchas veces no se atreven a hacer este tipo de denuncias, ni siquiera a sus propios padres, por el miedo a sus compañeros.
Como conclusión, creo que cada profesor debería dar consejos a aquellos alumnos, tanto agresores como victimas, para evitar este y otros tipos de violencia.
Su articulo me sirvió mucho para yo poder emplear en un futuro el que los alumnos le digan no a la violencia.

Anónimo dijo...

VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS.



La violencia se hace cada día mas notoria, tanto en colegios, liceos y universidades, publicas o privadas. Nadie esta exento de este boom de violencia, que se viene concentrando no solo ahora sino que hace un par de años atrás.
Encontramos varios tipos de violencia; entre ellos, violencia alumno-profesor, profesor-alumno, como también alumno-alumno, que según mi opinión, es uno de los mas notorios. La violencia opaca cada día mas la escolaridad, en mayorías de colegios encontramos “vándalos”, como les llaman a aquellos alumnos que buscan captar la atención de los demás, y hasta de sus mismos padres, recurriendo a ella.
Me centrare más que nada en la violencia alumno-alumno, que creo que es la más notoria en este ultimo tiempo. Cuando nos referimos a este tipo de violencia, hacemos alusión a lo que son la rivalidades entre alumnos, al punto de llegar a agredirse física y verbalmente. Esta rivalidad comienza por diferentes motivos, entre ellos los más notorios, el hecho de haber pasado y sin querer botarle el estuche al compañero sin recogerlo. Este tipo de actos son los que llevan a la discusión, luego la pelea a empujones y para finalizar una matanza, por así decirlo, por parte del alumno enojado.
Si bien se dice que cuando uno esta enojado no reacciona o no se da cuenta de lo que hace, pero eso no debería ocurrir en los colegios, ya que se supone constantemente hay un maestro o inspector cerca para evitar estos malos entendidos, por lo que no deberían ocurrir. Puede ocurrir que cada alumno forme un grupo o con sus mismos “amigos” acudan a golpear a su compañero.
A raíz de esto hace un tiempo se dio a conocer un fenómeno llamado “buling”, el que consiste en formar grupos entre compañeros e ir a golpear a uno que se encuentra solo, mientras otro graba, ya sea con celular o con una cámara, el hecho que esta ocurriendo, para así subirlo a Internet y causar la máxima humillación a su compañero agredido.
Si bien se puede uno preguntar ¿y donde están aquellos compañeros amigos que no lo defienden? Bueno a raíz de eso se puede llegar a una conclusión muy sabia, el hecho de ver como golpean a tu amigo y no querer hacer nada, es simplemente, por miedo. Miedo a que me golpeen, o a alguien mas cercano a mi, ese miedo se hace tan grande que muchos niños no quieren ir al colegio.
Un ejemplo de violencia lo vivió mi hermano Francisco, quien el año pasado fue victima muchas veces de diversos tipos de violencia. Él es un niño tranquilo, no se mete en problemas y eso es gracias a la buena educación que le proporcionó mi madre. El año pasado, cuando cursaba octavo año de enseñanza básica, fue victima de abusos por parte de sus compañeros, y por es simple echo de que no decía groserías como ellos, no le gustaba molestar a los niños mas pequeños y por lo mas común de ahora, tenia una mochila ploma con amarilla, sus compañeros por eso le decían que era gay. Si bien él no se defendía hasta un día que se molesto mucho porque golpearon a una prima nuestra que cursaba tercero básico. Agredió a uno de sus compañeros en un momento de ira, y por eso fue suspendido un día.
Ahora yo me pregunto que pasa con aquellos alumnos que agraden todos los días y no se les sanciona, donde están los inspectores o profesores para llamar la atención de ellos.
Mi hermano hablo con el director y le explico la situación que él estaba viviendo, el director tomo medidas luego de esa conversación.
Los alumnos agredidos, muchas veces no se atreven a hacer este tipo de denuncias, ni siquiera a sus propios padres, por el miedo a sus compañeros.
Como conclusión, creo que cada profesor debería dar consejos a aquellos alumnos, tanto agresores como victimas, para evitar este y otros tipos de violencia.
Su articulo me sirvió mucho para yo poder emplear en un futuro el que los alumnos le digan no a la violencia.


Mackarena Molina Barahona
Primer año de Educacion Básica Rural 2009.

Anónimo dijo...

Parto saludandolo hola profesor

Me parece muy bien que se quiera implementar una nueva erramienta para tratar la violencia escolar ya que comose sabe es un tema muy importante y desisivo para el desarrollo de los esttudiantes, ya que si nose trata bien uede causar ciertos traumas alejamientos con sus pares y una serie de cosas por eso me parece estupendo qeu se trate este tema.

se despide alumno de pedagogia en matematicas (2009)